Ortodoncia

Ortodoncia para cada etapa de la vida

Hace unos años la ortodoncia se percibía como un tratamiento estético, dirigido a niños o adolescentes. Ya no es así. Los dientes pueden situarse en la posición correcta en cualquier etapa de nuestra vida.

Una boca sana y una dentadura estéticamente agradable son parte de los cuidados habituales de la salud dental. Los tratamientos de ortodoncia son, de hecho, de los más demandados por pacientes de todas las edades.

La Ortodoncia coloca y desplaza los dientes a su posición correcta con un objetivo clínico y también estético. Los tratamientos de ortodoncia solucionan disfunciones de la mordida, mejoran la funcionalidad de la dentadura y ofrecen un resultado estético halagador.

Para los tratamientos de ortodoncia, el equipo de la Clínica Otelo realiza un estudio de las necesidades del paciente y diseña un tratamiento adecuado. Los objetivos del tratamiento se fijan en dos resultados: superar disfunciones y obtener un resultado estético impecable, además de duradero.

Es el tipo de ortodoncia más tradicional y conocido. El tratamiento se hace mediante alambres y brackets metálicos, gracias a lo que conseguimos una gran mejora a la hora de masticar y una sonrisa saludable. Los brackets se ponen en la parte visible, es decir, en la parte externa de los dientes; son de color metal, hechos de acero inoxidable, y tienen un tamaño pequeño que aporta comodidad a los pacientes.

Este tipo de brackets se puede llevar a cabo a través de las siguientes técnicas:

  • TÉCNICA ESTÁNDAR: esta técnica es la más común y económica. Se compone de un arco recto y brackets de igual tamaño producidos en serie que, a pesar de dar lugar a una ortodoncia lenta, produce excelentes resultados.
  • TÉCNICA ROTH: esta técnica se compone de un arco recto, al igual que la técnica estándar, con la diferencia que los brackets tienen múltiples tamaños ya que se adaptan a las dimensiones de cada diente, siguiendo su propia línea curva. Este tipo de ortodoncia es de un proceso más breve y es la técnica más aplicada en el mundo.
  • TÉCNICA MBT: esta otra técnica de la ortodoncia estándar también se compone de un arco recto y los brackets son más reducidos de lo habitual, gracias a lo que conseguimos resultados visibles mucho antes; además de aumentar la salud bucal y comodidad de los pacientes. Esta técnica es la más rápida.

Este tipo de ortodoncia se denomina “estética” ya que hace uso de brackets hechos de diferentes tipos de materiales que imitan el color del esmalte de los dientes. Su función es idéntica a la de la ortodoncia estándar y su uso dependerá de un criterio 100% estético ya que, a simple vista, llaman menos la atención aunque mantienen el arco metálico. Aún así, los brackets estéticos ideales han de tener una textura, color y transparencia apropiados.

La ortodoncia estética utiliza una amplia variedad de materiales para la producción de los brackets debido a su popularización. Estos materiales son:

  • BRACKETS DE PLÁSTICO: fabricados de un material poroso, elevada opacidad y frágiles.
  • BRACKETS DE CERÁMICA: hechos de cerámica translucida que se equipara al color natural de los dientes debido a su alta opacidad. La cerámica no se decolora ni se mancha con el paso del tiempo y ofrecen muy buena resistencia. Si queremos aumentar la resistencia podemos añadir un “slot metálico” para que el deslizamiento con el arco sea más suave y dinámico.
  • BRACKETS DE ZAFIRO: Esta es la opción más estética ya que el zafiro es transparente, permitiendo un mimetismo natural con los dientes. El zafiro ni se tiñe ni sufre cambios de color, es muy resistente a la fractura y la deformación y su mínimo tamaño proporciona una alta adherencia.
  • BRACKETS DE ZIRCONIO: esta incorporación dentro de la ortodoncia trae consigo la estética que ofrece la porcelana y la alta resistencia del propio zirconio. Su color blanco hace que se mimetice de forma natural con el diente y, al igual que los brackets de zafiro, no se tiñen con los alimentos, el tabaco o el café.
  • BRACKETS DE PORCELANA: son de color blanco, ofrecen una estética razonable y aportan gran confort.

El tratamiento de la ortodoncia estética un poco más lento que el de la ortodoncia estándar pero los resultados son, visiblemente, más atractivos.

Este tipo de tratamiento consiste en esconder los brackets por la parte interna de los dientes, ya que estos se hacen con brackets y arco metálico, resultando prácticamente invisibles. Esta opción es ideal si no deseamos sacrificar nuestra estética dental y su resultado es igual de eficaz al de la ortodoncia estándar. Esta técnica es mucho más cómoda para los pacientes ya que provoca la reducción del tratamiento.

¿Qué ventajas presenta este tipo de ortodoncia?

  • TRATAMIENTO: este sistema permite que tratemos con los diferentes tipos de maloclusión, ya sean casos complejos o simples.
  • GRAN VALOR ESTÉTICO: al instalar los brackets en la parte interior de los dientes, estos se hace prácticamente imperceptibles, proporcionando una sonrisa saludable y atractiva.
  • EFECTIVIDAD: el resultado de este tipo de ortodoncia es igual que el de otras, cumpliendo con sus funciones de alineamiento y posicionamiento de los dientes de forma cómoda para los pacientes.
  • DURABILIDAD: su adherencia a los tienes hace que los brackets no sean removibles, además de no se propensos a quebrarse o perderse.

Los brackets pueden parecer divertidos en los jóvenes, pero cuando se trata de adultos la percepción cambia. Esta es una de las razones por la que muchos adultos rechazan la posibilidad de seguir un tratamiento de ortodoncia.

Gracias a los avances de la ortodoncia moderna, la recolocación de los dientes ya no es un tratamiento exclusivo de niños y adolescentes. Hoy, la recolocación de piezas y ajustes estéticos en pacientes adultos es posible, y en poco tiempo.

Gracias a las nuevas tecnologías existe una opción sin alambres, ni bandas ni brackets. Se trata de la ortodoncia invisible.

A través de un programa de software, se diseñan una serie de férulas o “aligners” removibles y transparentes. Cada etapa del tratamiento cuenta con un molde que coloca poco a poco los dientes en su posición correcta. El uso de férulas removibles es cómodo y discreto. Se puede prescindir de ellos para comer, beber y cepillarse. Además, el plástico transparente es apenas perceptible, de modo que el impacto estético del tratamiento es mínimo.

La ortodoncia invisible proporciona excelentes resultados y el tiempo del tratamiento suele ser inferior al de la ortodoncia tradicional.

Para conocer si este tipo de solución se adapta a tus necesidades, ponte en contacto con nuestro equipo de atención al paciente.

Preguntas frecuentes acerca de la ortodoncia

Lo mejor es hacer una primera revisión a partir de los 8 años, cuando se han desarrollado ya los incisivos superiores e inferiores definitivos. Esta visita de control puede ayudar a diagnosticar con tiempo cualquier problema que pudiera surgir y corregirlo desde el inicio.

No hay una edad ideal. Los tratamientos con placas removibles pueden iniciarse a partir de los 8 años más o menos. Los tratamientos con aparatos fijos se pueden utilizar una vez que el niño o la niña cuenten ya con todas las piezas dentales definitivas.

El objetivo de estos tratamientos es la de desplazar todos los dientes a su posición correcta, de modo que la mordida cierre perfectamente.

Es recomendable que la primera revisión por un ortodoncista se realice alrededor de los 8 años.

Es el momento en que han aparecido los incisivos superiores e inferiores definitivos y podemos diagnosticar si hay algún problema que haya que corregir de forma precoz.

Si los nuevos dientes y la oclusión son correctos iremos haciendo revisiones anuales para controlar la correcta erupción dental.

Lo fundamental es mantener medidas de higiene constantes y adecuadas; especialmente el cepillado cuidadoso de los dientes después de comer. Los aparatos fijos pueden retener restos de comida que aumentan la posibilidad de que se genere placa dental.

En el caso de las placas removibles, es aconsejable que se haga un buen cepillado dental antes y después de utilizar la placa. Y también limpiar la placa con otro cepillo, agua y un producto adecuado.

No, los tratamientos de ortodoncia pueden hacerse a cualquier edad. Lo habitual es que se realicen a partir de los 8 años con ortodoncia removible según estudio, cuando los niños cuentan ya con sus dientes definitivo y hasta cualquier edad.

La ortodoncia invisible puede ser una opción, es un tratamiento altamente eficaz para el cual se necesita un estudio previo de viabilidad y es aplicable a la mayoría de los casos.

Suele tener una duración de entre uno y dos años. Pero puede variar según las necesidades de cada paciente.