Ortodoncia

Ortodoncia para cada etapa de la vida

Hace unos años la ortodoncia se percibía como un tratamiento estético, dirigido a niños o adolescentes. Ya no es así. Los dientes pueden situarse en la posición correcta en cualquier etapa de nuestra vida.

Una boca sana y una dentadura estéticamente agradable son parte de los cuidados habituales de la salud dental. Los tratamientos de ortodoncia son, de hecho, de los más demandados por pacientes de todas las edades.

La Ortodoncia coloca y desplaza los dientes a su posición correcta con un objetivo clínico y también estético. Los tratamientos de ortodoncia solucionan disfunciones de la mordida, mejoran la funcionalidad de la dentadura y ofrecen un resultado estético halagador.

Para los tratamientos de ortodoncia, el equipo de la Clínica Otelo realiza un estudio de las necesidades del paciente y diseña un tratamiento adecuado. Los objetivos del tratamiento se fijan en dos resultados: superar disfunciones y obtener un resultado estético impecable, además de duradero.

Es el tipo de ortodoncia más tradicional. El tratamiento se hace mediante alambres y brackets metálicos.

Es el mismo método de la ortodoncia estándar, sólo que el material que se usa es transparente. Tiene una menor visibilidad y resulta menos llamativo.

Este tipo de tratamiento se hace también con brackets y alambre, pero se colocan en la parte posterior de los dientes. La ventaja de este tratamiento es que los brackets quedan escondidos, de modo que el impacto estético del tratamiento es menor.

Los brackets pueden parecer divertidos en los jóvenes, pero cuando se trata de adultos la percepción cambia. Esta es una de las razones por la que muchos adultos rechazan la posibilidad de seguir un tratamiento de Ortodoncia. Gracias a los avances de la Ortodoncia moderna, la recolocación de los dientes ya no es un tratamiento exclusivo de niños y adolescentes. Hoy, la recolocación de piezas y ajustes estéticos en pacientes adultos es posible. Y en poco tiempo.

Gracias a las nuevas tecnologías existe una opción sin alambres, ni bandas ni brackets. Se trata de la ortodoncia invisible. A través de un programa de software, se diseñan una serie de férulas o “aligners” removibles y transparentes. Cada etapa del tratamiento cuenta con un molde que coloca poco a poco los dientes en su posición correcta. El uso de férulas removibles es cómodo y discreto. Se puede prescindir de ellos para comer, beber y cepillarse. Además, el plástico transparente es apenas perceptible, de modo que el impacto estético del tratamiento es mínimo. La ortodoncia invisible proporciona excelentes resultados y el tiempo del tratamiento suele ser inferior al de la ortodoncia tradicional.

Para conocer si este tipo de solución se adapta a tus necesidades, ponte en contacto con nuestro equipo de atención al paciente.

Preguntas frecuentes acerca de la ortodoncia

Lo mejor es hacer una primera revisión a partir de los 8 años, cuando se han desarrollado ya los incisivos superiores e inferiores definitivos. Esta visita de control puede ayudar a diagnosticar con tiempo cualquier problema que pudiera surgir y corregirlo desde el inicio.

No hay una edad ideal. Los tratamientos con placas removibles pueden iniciarse a partir de los 8 años más o menos. Los tratamientos con aparatos fijos se pueden utilizar una vez que el niño o la niña cuenten ya con todas las piezas dentales definitivas.

El objetivo de estos tratamientos es la de desplazar todos los dientes a su posición correcta, de modo que la mordida cierre perfectamente.

Es recomendable que la primera revisión por un ortodoncista se realice alrededor de los 8 años.

Es el momento en que han aparecido los incisivos superiores e inferiores definitivos y podemos diagnosticar si hay algún problema que haya que corregir de forma precoz.

Si los nuevos dientes y la oclusión son correctos iremos haciendo revisiones anuales para controlar la correcta erupción dental.

Lo fundamental es mantener medidas de higiene constantes y adecuadas; especialmente el cepillado cuidadoso de los dientes después de comer. Los aparatos fijos pueden retener restos de comida que aumentan la posibilidad de que se genere placa dental.

En el caso de las placas removibles, es aconsejable que se haga un buen cepillado dental antes y después de utilizar la placa. Y también limpiar la placa con otro cepillo, agua y jabón neutro.

Sí, los tratamientos de ortodoncia pueden hacerse a cualquier edad. Lo habitual es que se realicen a partir de los 8 años, cuando los niños cuentan ya con sus dientes definitivos.

La ortodoncia invisible puede ser una opción. Es un tratamiento que se puede aplicar a la mayor parte de casos, pero no a todos. Es un tratamiento eficaz, pero toma más tiempo conseguir resultados.

Suele tener una duración de entre uno y dos años. Pero puede variar según las necesidades de cada paciente.